Prevenir Extinciones en el Archipiélago Juan Fernández, requiere toda una comunidad.

Preocupados por la fragilidad del ecosistema insular y por las especies de flora y fauna que se encuentran bajo alguna categoría de amenaza, en Robinson Crusoe se vivió una Semana Ambiental Insular completa, intensa y llena de actividades. Entre colaboradores, voluntarios de la comuna y los niños como protagonistas, se sumaron alrededor de 350 personas motivadas por una gran iniciativa y empeñadas en concretar pequeñas acciones, pero que de alguna u otra forma ayudan a las especies nativas y endémicas, mientras ellas doblan esfuerzos para sobrevivir.

¿Podemos tomar acciones hoy en dia, para prevenir la extinción del Picaflor de Juan Fernández?

El picaflor de Juan Fernández (Sephanoides fernandensis), en peligro crítico de extinción (UICN), es un ave endémica del Archipiélago de Juan Fernández que habita solo en la isla Robinson Crusoe, ubicándose la mayor concentración de individuos en el sector de Plazoleta el Yunque. El picaflor depende de un bosque nativo compuesto por lumas (Myrceugenia Fernández iana), Juan Bueno (Rhaphithamus venustus), manzano (Boehmeria exelsa), canelo (Drymis confertifolia) y naranjillo (Fagara externa), para hacer sus nidos y buscar alimento. Lamentablemente, este bosque nativo se ve fragmentado por la invasión de plantas exóticas invasoras, como la zarzamora (Rubus ulmifolius), el maqui (Aristotelis chilensis) y la murtilla (Ugni molinae), que van ocupando los espacios de árboles caídos (llamados claros), los que se llenan inmediatamente de plantas invasoras y puede tardar años en que la flora endémica se regenere.

picaflor de Juan Fernández (Sephanoides fernandensis)

Picaflor de Juan Fernández (Sephanoides fernandensis)

Un pequeño grupo de voluntarios de la comuna, tanto niños como adultos, visitaron la Plazoleta el Yunque para hacer un control de plantas invasoras en los claros que se han ido formando con el tiempo. Además, realizaron limpieza en los alrededores de los árboles que crecen cercanos y también en los aledaños al bosque. Aunque esta actividad aporta a que el bosque nativo tenga una mejor chance de sobrevivir, el picaflor endémico requiere de mayor intervención para enfrentar las altas tasas de mortalidad que provocan los mamíferos invasores.

¿Es posible la regeneración en una isla, después de estar libre de mamíferos introducidos?

Santa Clara es la más pequeña isla del Archipiélago, que albergó por muchas décadas mamíferos introducidos como la cabra y el conejo europeo. Estas plagas devastaron plantas nativas y endémicas de esta isla y del resto del Archipiélago, como Chenopodium santa clarae, Dendroseris litoralis, Walembergia berteroi, Apium Fernández ianum, entre otras que se encuentran en peligro y en peligro crítico de extinción. La Fardela Blanca (Ardenna creatopus) y la Fardela Blanca de Mas a tierra (Pterodroma defilipiana) -aves marinas nativas y endémicas del Archipiélago- también se vieron muy afectadas por los animales que predaban sus huevos, deterioraban sus cuevas y erosionaban el suelo. Las fardelas tienen un área muy pequeña de reproducción y pueden tener un solo huevo en el año.

Por ende, el fracaso de ellos es devastador y deben esperar un año completo para hacer el intento de una reproducción exitosa. Estas aves y las aves marinas en general son integrales al ecosistema insular, ya que sus fecas aportan nutrientes al suelo y sus cuevas contribuyen a la regeneración del mismo. Sin embargo, no solo las especies de flora y fauna se ven afectadas: la isla sufrió gran pérdida y degradación del hábitat debido al reemplazo de la de vegetación nativa por vegetación introducida, la herbívora y los pisoteos causados por estos mamíferos, y el consecuente alto nivel de erosión.

Fardela Blanca, Petrel Juan fernandez Pterodroma externa

Fardela Blanca

Para proteger especies fuertemente amenazadas, CONAF lidera en el año 2002, con el apoyo de la comunidad un plan de erradicación de mamíferos introducidos, eliminando la cabra y al conejo europeo.

Durante la semana ambiental, 34 mujeres de la comuna que habitualmente no visitan los parques conocieron la isla Santa Clara, una isla que está recuperando lentamente su propio hábitat. Previo al desembarco en la isla, el grupo participó en un control de bioseguridad para no transportar semillas de especies invasoras, revisando principalmente costuras de mochilas, ropa y zapatos. Llegando a la isla, en ellas se genera una alegría colectiva al ver este paisaje natural, se sienten afortunadas de apreciar la panorámica de Robinson Crusoe y agradecidas de conocer in situ la historia de Santa Clara.

Juan fernandez Chile

Mujeres que visitan Isla Santa Clara

Muchas de las mujeres decían conocer la isla de vista y  por su nombre, pero no habían tenido la oportunidad de desembarcar, recorrer y menos ver la regeneración natural pasiva de plantas nativas y endémicas del lugar. Este grupo de mujeres pudo apreciar un conjunto de Dendroseris litoralis, Dendroseris pruinata (ambas frondosas y en semillas) y un individuo de Chenopodium santa clarae (endémico de la isla) también con sus semillas. A medida que continua la caminata, les resulta más interesante aun ver un conjunto de cuevas bajo la superficie. La fardela blanca se encuentra en el periodo de eclosión de sus huevos, lo que explica que en muchas de las entradas de esta cueva hubiese evidencia fresca que delatara al fardelario activo. Agradecidas y listas para volver a casa, estas afortunadas mujeres pudieron ver con sus propios ojos los resultados positivos de remover especies invasoras de las islas y ya sueñan con imitar el ejemplo de una isla libre de mamíferos introducidos.

¿La extinción es para siempre?

Lobo Fino, Juan Fernández, Chile

Lobo Fino, Juan Fernández, Chile

Normalmente la extinción es para siempre, pero en el Archipiélago de Juan Fernández existe un caso excepcional. El lobo fino de Juan Fernández (Arctocephalus philippi) es el único mamífero endémico del Archipiélago Juan Fernández y las islas Desventuradas. Luego de siglos de cacería, con el fin de aprovechar su carne, aceite y pieles, en el año 1900 la comunidad científica declara la especie como extinta. Sin embargo, en 1965, 65 años después, se descubrió que la especie aun sobrevivía en un refugio con 200 a 300 individuos. Hoy en día su población llega a los miles de individuos y se puede ver un gran número de ellos en sus colonias alrededor de las islas Robinson Crusoe.

Lobo fino juan fernandez chile

Nado con lobos en lobería de Tres Puntas y para el grupo de mujeres

Nadar con lobos es una actividad, que se viene repitiendo en los últimos años en la isla Robinson Crusoe, y da la oportunidad a los niños de nuestra comuna de conocer a una especie que casi se extingue en el planeta para siempre.

Es un momento para que niños de diferentes edades hagan una danza acuática junto a los lobos y que el contacto con el mar les favorezca la amistad y cariño por la fauna con la que comparten el Archipiélago. La mayoría de los niños saben la importancia de esta especie y saben que los recursos de nuestro mar están protegidos. La historia del lobo fino de Juan Fernández es un ejemplo que nos permite soñar con recuperar las especies terrestres de nuestro archipiélago que hoy están en peligro crítico de extinción, tales como el picaflor de Juan Fernández y la fardela blanca.

Sobre el Autor
Especialista en Restauración de islas Island Conservation
Sara de Rodt Araya nacida y criada en el Archipiélago Juan Fernandez, tierra que la vio crecer y cautivó su pasión por disfrutar de la naturaleza, la tranquilidad y los picaflores. Desde que se unió a Island Conservation el 2013, ha adquirido experiencia, habilidades y potenciado su amor por la conservación que la ha llevado a trabajar en estas y otras islas de Chile logrando con su equipo grandes acciones, como la restauración ecológica de las islas Choros y Chañaral en el norte de Chile.
×
Especialista en Restauración de islas Island Conservation
Sara de Rodt Araya nacida y criada en el Archipiélago Juan Fernandez, tierra que la vio crecer y cautivó su pasión por disfrutar de la naturaleza, la tranquilidad y los picaflores. Desde que se unió a Island Conservation el 2013, ha adquirido experiencia, habilidades y potenciado su amor por la conservación que la ha llevado a trabajar en estas y otras islas de Chile logrando con su equipo grandes acciones, como la restauración ecológica de las islas Choros y Chañaral en el norte de Chile.
By |2018-04-09T20:16:47+00:00April 2nd, 2018|Chile|